Tránsitos de luz (2018)

Desde niña me ha gustado escribir. Ya entonces llevaba un diario, confidente de mis silencios; depositario de mi carga sentimental. Pienso que escribir es vaciar el espíritu delicadamente; gota a gota, quejido a quejido. Hace unos años tuve un encuentro con la poesía. Y me atreví, con timidez y humildad, a transitar por ella. Mi corazón se sintió ligero al poderse expresar en su propia lengua; sin rubor de desnudar su intimidad velada. Me abrió un camino de emociones que mi familia me ha animado a compartir.

  

Los días dormidos (2013)

Los recuerdos son compartimientos del alma donde hurgamos con cautela para despertar los sueños dormidos: una imagen desenfocada, un lugar misterioso donde guardamos la película de nuestra vida. En estas reducidas evocaciones he elegido pequeños instantes, acontecimientos que quedaron tallados en el rumor de mi infancia. La retrospección me ha supuesto descubrir que mi memoria infantil –oculta en la nostalgia- sólo dormía en el tiempo.